top of page
  • Foto del escritorBIENESTAR INFANTIL

El 15 de mayo Día internacional de las Familias

El Día Internacional de la Familia se celebra todos los años el día 15 de mayo y fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 47/237 del 20 de septiembre de 1993.

La celebración de este día tiene como objetivo principal concienciar sobre la importancia que tienen las familias en el desarrollo y la educación de niños y niñas. Es, por lo tanto, un día que nos brinda la oportunidad de reforzar valores como el respeto, la tolerancia y el amor.


Si bien es cierto que el concepto de familia ha evolucionado con el tiempo, la familia en todas sus formas sigue siendo la base fundamental de la sociedad y, como decía Rousseau, es “la más antigua de todas las sociedades”.


Es a través de la institución familiar donde se satisfacen las necesidades primordiales de niños y niñas tales como el alimento, la educación, la vivienda, la protección y la salud.

En la familia se construye la identidad de los niños y niñas y se protege su autonomía, siendo la base desde donde se proyectan hacia el ámbito social.


En el ámbito familiar y escolar los niños y niñas pasan la mayor parte de su tiempo. Por ello es importante no olvidar el papel imprescindible que tienen estas dos instituciones, en fomentar que sus opiniones sean escuchadas y tenidas en cuenta en el proceso de toma de decisiones.


En una entrevista a Francesco Tonucci, pensador, psicopedagogo y dibujante que ha dedicado sus investigaciones al comportamiento y pensamiento de los niños y niñas. Y se denomina a sí mismo “niñólogo”, el entrevistador le preguntaba ¿cómo podrían acercarse “vida” y “escuela”?, y él respondió que la experiencia de los niños y niñas debería ser el alimento de la escuela: su vida, sus sorpresas y sus descubrimientos. Contaba que su maestro les hacía vaciar los bolsillos en clase, porque estaban llenos de testigos del mundo exterior: bichos, cuerdas, cromos, boliches.


Parafraseando a Tonucci, las experiencias de los niños y niñas deberían ser el alimento de la familia, la vida y la escuela al igual que la familia y la escuela están intrínsecamente unidas. Se reflejan en esos boliches o esos cromos que llevan en los bolsillos, la familia y la escuela como aliento de vida, donde las voces de los niños y niñas importan y son tenidas en cuenta en las tomas de decisiones que ejercen en el día a día tanto en un ámbito como en otro. Boliches, cromos, cuerdas son una reminiscencia de la infancia, aquella infancia tan alejada de estos tiempos. Estos objetos se erigen como una oda a aquella niñez que conquistaba la vida en la calle, en la comunidad, yendo más allá, traspasando los muros de las casas.


Es necesario hoy que los niños y niñas invadan las ciudades, los barrios, las calles. Y también es necesario que nosotros/as, los/as adultos/as cuidemos, como dice Tonucci, “el niño/a que fuimos y no perder esa mirada”.


Como adultos, padres, madres o profesionales, somos fundamentales no solo en

satisfacer las necesidades de los niños, niñas, adolescentes, y asegurar el bienestar infantil, sino también en facilitar la participación de la infancia y adolescencia en nuestra comunidad.

Como recoge el artículo 12 de la Convención de los Derechos de los Niños, cada niño, niña o adolescente debe tener el derecho a expresar libremente su opinión sobre las situaciones que les afecten; y que, además, pueda tener la oportunidad de ser escuchado, en todo aquello que le afecte.


Para generar espacios donde se escuchen y se respeten las necesidades y opiniones de los niños, niñas y adolescentes, es nuestra labor generar y exigir que se diseñen espacios de diálogo entre niños, niñas y adolescentes y las entidades e instituciones públicas. De esta manera, podremos incorporar las miradas frescas de la infancia y la adolescencia en la planificación de la actividad administrativa, conociendo y valorando sus opiniones y puntos de vista, contribuyendo a la sensibilización social sobre su capacidad y sus derechos. La idea vertebradora del mensaje de Tonucci es considerar a los niños ciudadanos desde el nacimiento en lugar de futuros ciudadanos


Por esta razón desde los municipios de Santiago del Teide, Guía de Isora, Adeje, Arona, Vilaflor, San Miguel de Abona, Granadilla de Abona, Arico y Fasnia en colaboración con la Unidad Orgánica de Infancia y Familia del Instituto de atención social y sociosanitaria del Cabildo insular de Tenerife, se aúnan esfuerzos para el desarrollo de acciones dirigidas a la infancia, a las familias, a la comunidad en general, incorporando en ellas el enfoque de los derechos del niño y creando oportunidades para que las opiniones de los niños y las niñas sean escuchadas.




60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page